IRATI TRAIL es más que un evento deportivo. Hemos querido hacer una carrera diferente, que no parta de ninguna población sino desde el corazón de la Selva de Irati para así poder disfrutar de un entorno 100% natural. Bosque, nada más que bosque. La belleza de sus paisajes, su tranquilidad y el recorrido por el que transcurre hacen que el corredor conozca la Selva de Irati de una manera diferente. Se trata de una carrera por uno de los bosques más extensos y mejor conservados de Europa, gracias al saber hacer de sus gentes. Queremos que siga siendo así y que lo podamos disfrutar como hasta ahora. Por eso, el recorrido utiliza varios de los senderos ya existentes para correr por algunas de sus laderas.

 

Este año, en nuestra octava edición, hemos decidido reinventarnos y dar un salto de calidad, distancia y desnivel, para lo que hemos diseñado LA CONQUISTA DE ORHI. Seguiremos manteniendo dos distancias, pero de más nivel:

  • IRATI TRAIL MOTZA, de 14 km y con un desnivel positivo de 850 m. Su punto máximo de altura en el alto de Akerreria (1315 m) y el paso por el mirador del mismo nombre harán de esta distancia una carrera preciosa y asequible para aquellos corredores menos experimentados, pero con las condiciones adecuadas para aquellos que quieran competir y darle un punto de dureza a la carrera.

 

  • LA CONQUISTA DE ORHI, la guinda del pastel con sus 31 km y 2200 m. de desnivel positivo, pasando por la cima de Orhi (2017 m), el primer “dos mil” occidental de los Pirineos. Esta es una cima que significa mucho para nuestro club y, por lo tanto, para esta carrera. ¿Qué mejor manera que llevarla hasta su cumbre? Comenzaremos subiendo a la Sierra de Abodi, desde donde podremos contemplar la inmensidad de la Selva de Irati presidida por el pico de Orhi a nuestra izquierda y el Valle de Salazar y gran parte de Navarra a nuestra derecha. Estas impresionantes vistas harán que la fatiga sea lo que menos preocupe a los corredores durante este tramo. Recorreremos toda la sierra hasta llegar al Centro de Esquí de Abodi, donde nos toparemos cara a cara con la espléndida figura de Orhi, que esperará, paciente, a todos aquellos corredores dispuestos a conquistarlo. Tras el paso por Orhi, nos volveremos a adentrar en la espesura de los hayedos de Irati, donde disfrutaremos de unos cuantos kilómetros entre las hayas hasta cruzar la línea de meta en las Casas de Irati.